La Pedriza: Zona no apta para el baño

Salvemos La Pedriza

Lo que tenía que ocurrir, aunque es una pena, ha ocurrido, ha tardado demasiado pero al fin parece que se han decidido a coger el toro por los cuernos. La situación en La Pedriza iba de mal en peor, se acumulan las basuras los fines de semana, pintadas en la roca, arboles maltratados, pesca furtiva, masificación… La Pedriza, lugar emblemático del  Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares declarado Reserva de Biosfera en 1993, por la Unesco y que forma parte del Parque Nacional Sierra de Guadarrama, se ha convertido verano tras verano en un parque acuático repleto de basura. En la red hay imágenes y vídeos muy ilustrativos, como este que os mostramos.

Este maravilloso paraje a tiro de piedra de la ciudad de Madrid es (o era) un lugar ideal para disfrutar de la montaña en familia, para que nuestros hijos disfrutasen de las enormes formaciones graníticas y en verano se diesen un chapuzón en sus frías aguas. Una riqueza para todos que por la acción de algunos desaprensivos y la inacción de algunos incompetentes, ha colapsado.

Pintada en roca de La Pedriza

Tras muchas reclamaciones de la sociedad civil, como las de los vecinos de Manzanares el Real y S.O.S La Pedriza, las autoridades competentes se han puesto manos a la obra, han acordado “que la Comunidad de Madrid inicie los trámites para declarar La Pedriza como zona no apta para el baño. El objetivo es que la medida se implante desde esta temporada.” Han concluido que esta actividad es incompatible con los objetivos de conservación del Parque Nacional. También se comprometen a trabajar en un plan integral de saneamiento de los cauces y orillas del río. Además se va a establecer en esta zona un horario para restringir el acceso de vehículos, como ya ocurre en otras partes de La Pedriza, para evitar aglomeraciones.

La medida, aunque pueda parecer drástica, parece muy acertada y necesaria, además nos permitirá seguir disfrutando del lugar, pues la posibilidad del baño es solo uno de sus múltiples atractivos y disuadirá a muchos de los desaprensivos que se piensan que “La Pedri” es un Aquopolis sin ley.

Mi primera Guía de Campo

El proyecto, Mi primera Guía de Campo, consiste en publicar una colección de seis guías de campo sobre fauna y flora ibéricas destinadas a niños y jóvenes .

Esta colección es un proyecto precioso, seis guías de campo de fauna y flora ibéricas destinadas a niños y jóvenes, en realidad a principiantes de cualquier edad como primer contacto e introducción al conocimiento de nuestra biodiversidad, toca todos los palos: aves; mamíferos; reptiles, anfibios y peces; insectos y otros invertebrados; huellas y rastros y árboles y Arbustos. Tienen ese delicioso aspecto de las guías de naturaleza clásicas, las de toda la vida, profusamente ilustradas, el autor Victor J. Hernandez explica el noble objetivo de este proyecto, “como el arrendajo que siembra el bosque de bellotas, muchas de las cuales, olvidadas ya, consiguen germinar y dar vida a un nuevo árbol que dará continuidad y extenderá la arboleda, nuestro objetivo es “llenar” las librerías y demás puntos de venta de libros para conocer la Naturaleza destinados a niños y jóvenes.

Para sacar adelante el proyecto han montado un crowdfunding o un proyecto de micro-mecenazgo como se prefiera, en Verkami, tienen el respaldo de Tundra Ediciones para la publicación, aquí te explican como puedes colaborar, con solo diez euros ya puedes participar en esta hermosa iniciativa.

 

El proyecto, Mi primera Guía de Campo, consiste en publicar una colección de seis guías de campo sobre fauna y flora ibéricas destinadas a niños y jóvenes .

 

Apoyar esta iniciativa otorga algunas ventajas, se consiguen las guías de campo por un precio inferior al precio de venta al público en librerías, los mecenas aparecerán en los agradecimientos, en función de las opciones escogidas, pueden conseguir un ejemplar a precio reducido del “Manual para jóvenes naturalistas”, obra de los mismos autores , también se pueden obtener las guías firmadas y dedicadas por los autores.

El crowdfunding va como un tiro y aún quedan 31 días para apoyarlo.