Los animales no son juguetes

No compres, adopta.

Los animales no son juguetes, piénsalo antes de ir a comprar un regalo, debe ser una decisión muy meditada, piensa en adoptar, te lo agradecerán

 

Ahora que ya están aquí las navidades, que ya no hay vuelta atrás, vuelven a aparecer, aunque sea tímidamente, los mensajes de sensibilización sobre uno de los dramas que cultiva despreocupada nuestra sociedad. Es fácil con el frenesí de estos días confundir las cosas, debería estar muy claro que un animal no es un juguete, pero cuando la tienda de animales está en el centro comercial pegada a un Zara, la cosa se complica.
Hace un rato hemos leído una noticia en varios medios digitales, que se hacen eco del ‘Estudio Fundación Affinity sobre el Abandono y la Adopción‘, sonaba esperanzadora, pues en el primer diario, el titular dice: “La mayoría de los niños tiene claro que los animales no son juguetes“. Leyendo un poquito más “la mayoría” se convierte en el 98% que está muy bien, pero mas abajo empiezan las contradicciones: “aunque suelen pedir una mascota a Papá Noel y los Reyes“. Esto en Público, el segundo medio consultado, lo toman como titular concretándolo: “El 50% de los niños reconoce haber pedido una mascota por Navidad” Así que parece que no tienen las cosas muy claras o es que los piden sabiendo que no son un juguete, pero que perfectamente pueden ser un regalo, como quien se pide una guantes calentitos.

Es importante que los niños tengan claro el mensaje, que los animales no son juguetes, que es difícil que lo interioricen inmersos en nuestra sociedad de consumo, sobre todo pensando en el futuro, pero lo fundamental es que lo tengamos meridianamente claro los adultos y a la vista de los resultados, está claro que no es así.

 

Los animales no son juguetes, piénsalo antes de ir a comprar un regalo, debe ser una decisión muy meditada, piensa en adoptar, te lo agradecerán

 

La Fundación Affinity, la encargada del estudio, destaca que debe ser un decisión muy meditada y las familias deben valorar el grado de compromiso que han de tener pues la convivencia va a ser duradera, “antes de tomar la decisión, debemos analizar nuestros hábitos de vida, nuestras costumbres y saber cómo vamos a integrar a este animal de compañía en nuestra vida cotidiana”. Piden que las familias se informen sobre las necesidades y cuidados que demanda un animal, así como asumir las obligaciones que se van a adquirir. Según el estudio, un tercio de los perros que hoy en día viven en un centro de acogida llegaron a su casa en forma de regalo. A estos centros de acogida va a parar la mayor parte del problema, otros que tienen peor suerte ni siquiera llegan (atropellos, envenenamientos…) pero también donde está parte de la solución, allí te están esperando, se puede colaborar de muchas formas: adoptando un animal abandonado, o apadrinarlo, puedes ser voluntario para ayudar en su cuidado y también puedes hacerte socio para ayudarles económicamente. Solo tienes que acercarte a la Protectora que te quede más cerca donde vives y echar una mano. Aquí tienes una interminable lista con Protectoras de Animales de todo el país.

 

Los animales no son un juguete