El pequeño tirano

 

Todos hemos visto asustados alguna vez en televisión algún fragmento de Hermano Mayor donde nos muestran a modo de reality las conductas agresivas de unos adolescentes que dominan y amargan la existencia de sus sufridos padres, aunque la que principalmente suele sufrirlo es la madre, está claro que aún no hemos llegado a la igualdad de roles entre géneros. Estas actitudes no surgen de un día para otro si no que se van fraguando durante el crecimiento de nuestros hijos.

Los niños aprenden temprano cómo llamar la atención de su entorno y controlarlo, mediante comportamientos sencillos, empiezan con el llanto, el método más eficaz para satisfacer sus deseos y perforar nuestros tímpanos, también con cosas aparentemente inofensivas como el tener que sujetar la mano de sus padres desde la cuna para poder dormir, el querer estar siempre en brazos o con la comida, negándose a comer de casi todo. Juegan con el lógico temor de los padres que tratan de protegerles todo lo posible evitando la falta de horas de sueño, evitarles temores y tratando de que se alimentes aunque sea tan selectivamente.  Esto entra dentro de la normalidad del desarrollo infantil, el problema surge cuando se nos va de las manos y el niño se vuelve cada vez más intransigente, un pequeño tirano que nos manipula a su antojo. Se vuelven insensibles sin remordimientos ante sus tropelías, impulsivos y ansiosos, lo quieren todo y lo quieren ya. Es posible que lleguen a agredir a sus padres tanto verbal como físicamente, si no se coge el toro por los cuernos, los sufridos padres acaban siendo algo así como sus sirvientes.

Hay que empezar cuanto antes mejor, educando en valores como la empatía y la tolerancia a la frustración, tratando que tengan facilidad para socializarse, evitar sobreprotegerlos. Es muy importante saber poner límites, de una forma asertiva y flexible pero dejando bien claro quien los fija. Nunca está demás consultar publicaciones especializadas o acudir a un psicólogo infantil si se considera necesario.

Es muy esclarecedora la lectura de Pequeños Tiranos de Alicia Banderas

AAA

El paso de disfrutar de nuestros hijos a sufrir a un pequeño tirano con el síndrome del pequeño emperador como también se le conoce, pues esta actitud ha proliferado en china con la política de hijo único, es muy difuso por lo que hay que estar alerte ante la aparición de conductas sospechosas sin caer en el dramatismo.

El Cesto de los tesoros

IMG_4632

Cuando un bebé coge un juguete nuevo, lo toca, se lo lleva a la boca y lo manipula, lo más probable es que se entretenga un rato pero pronto desaparece el interés, sus padres observan incredulos como su curiosidad natural le lleva a fijarse en la caja, con sus envoltorios, variedad texturas y materiales que se pueden romper y deformar produciendo diferentes sonidos y sensaciones. Pese a que la situación tiende repetirse no solemos captar el mensaje y seguimos comprándole insulsos juguetes de plásticos con colores llamativos. Al bebé le interesan los nuevos descubrimientos que puede hacer con lo que tiene entre manos, para él todo es nuevo y quiere experimentar a través de los sentidos: nuevos sabores, sonidos, texturas… Materiales cotidianos como la madera, la lana, el cartón y el metal. Conociendo esta curiosidad innata la pedagoga inglesa Elinor Goldschmied ideó El Cesto de los Tesoros como una propuesta de juego y aprendizaje dirigida a edades comprendidas entre los seis meses y el año, etapa en la que el nivel de desarrollo neuro-muscular permite que el niño mantenga una posición sentada y en la que ya puede agarrar fácilmente objetos pequeños y aún no gatea. Para Goldschmied consiste en “Ofrecer a los niños/as, durante un periodo determinado y en un entorno sumamente controlado y seguro, una gran cantidad de objetos y de recipientes de diversos tipos para que jueguen libremente con ellos sin que intervenga el adulto; el cual sólo se dedicará a observar”. Se ofrece a los participantes una actividad de exploración y juego, una manera de aprovechar la actividad espontánea para desarrollar su autonomía, capacidad de elección y de concentración entre otras cualidades.

El cesto de los tesoros.

Los objetos que incluye posibilitan el desarrollo de los cinco sentidos y del movimiento cinestésico (el pequeño ve u oye, pero hasta que no se mueve para coger una cosa no la conoce bien) son atractivos fomentando su capacidad de elegir entre las muchas y diversas posibilidades. El desarrollo de esta cualidad resulta muy importante para afrontar el aluvión de estímulos que va a recibir en la sociedad actual, donde hay que decidir constantemente qué rechazas y con qué te quedas. Se trata de una actividad muy interesante para realizarse en grupo pues fomenta la interrelación entre los bebés. La comunicación se produce de cuatro maneras según Elinor Goldschmied: con el intercambio de miradas y la observación prolongada; con la atención expectante respecto a lo que el otro niño está haciendo; mediante sonidos preverbales y con el intercambio de objetos, el forcejeo para poseerlos y los contactos mutuos. Cuando se desarrolla la actividad debe haber una persona adulta presente, pero en un segundo plano, con una actitud meramente observadora. Esta presencia frena la inquietud del pequeño al acercarse a cosas desconocidas a la vez que manifiesta su respeto hacia la autonomía del pequeño. Así de una manera sencilla, esta actividad satisface las curiosidades de los bebés, reforzando su autonomía y acercandoles a materiales que le serán familiares a lo largo de su vida.

Capa de baño Clevamama

1c5febb6dc72651189fb5787042eef08

Aunque la hora del baño sea uno de los momentos del día más relajante para el bebé, para los padres y las madres puede ser estresante. Hay que preparar el baño, adecuar la temperatura de la estancia, los juguetes, la ropa de cambio, etc., todo debe estar preparado, la capa de baño Clevamama te facilitará esta tarea de todos los días.

La capa es muy grande, el peque la podrá utilizar hasta los cuatro años aproximadamente. Lleva unos corchetes para sujetarla al cuello, y dos cintas en la zona de la cintura para que nos la podamos atar como un delantal. Además de evitar las salpicaduras, te puedes olvidar de lo incomodo que es sujetar la capa de baño con el cuello mientras sacas el peque de la bañera, simplemente con acercarle al pecho y subir la parte que se te queda de cintura para abajo para ponerle la capucha, tendrás a tu pequeño perfectamente tapado.

Es de algodón 100%, suave y muy calentita y desde Requetechulo os la recomendamos, porque nos parece un producto súper molón.

Os ponemos un vídeo que aunque está en inglés enseña muy bien como utilizar esta capa.

 

Bienvenidos

Bienvenidos a Requetechulo. Nuestro modelo lleva una beisbolera de crochet echa a mano, está tumbado sobre una muselina Los Piratas de Kiwisac.

 

Ha sido un camino largo, complicado y lleno de baches, pero al fin ¡estamos aquí!

Afrontamos esta nueva aventura cargados de ideas, ganas e ilusión, sería genial contar con vosotros, para intentar hacer de Requetechulo  un lugar cada día mejor.

En este blog os iremos contando todo los que nos parezca interesante, os detallaremos las características de nuestros productos más molones, intentaremos aportar ideas para entretener a los peques en casa, contaros cosas que nos parezcan relevantes del mundo de la educación infantil y en definitiva, todo lo que creamos que os pueda gustar.

Nos encantará leer vuestros comentarios, sugerencias y todo lo que nos queráis contar. 
Gracias a todos los que nos habéis apoyado en esta aventura y a todos los que nos dedicáis un ratillo. Solo nos queda deciros que en Requetechulo siempre seréis bienvenidos.